Noticias Diario Bucaramanga

Banco de leche, banco de vida


08:00 am 12-julio

En lo corrido del 2020 el Banco de Leche del Hospital Universitario San José ha beneficiado a 170 niños, se han recolectado 45.291 mililitros de leche.

En el Banco de Leche del Hospital Universitario San José de Popayán trabaja un grupo humano profesional, dedicado a la atención de las donantes y el procesamiento de la leche materna. / Fotos suministradas-El Nuevo Liberal

Harold Astaíza Velasco

El Banco de Leche de Popayán es pionero en el Cauca, es un proyecto que se gestó hace más de dos años por la necesidad de superar la desnutrición de los niños recién nacidos en esta región.

El Hospital Universitario San José inauguró el primer Banco de Leche Humana que existe en el departamento del Cauca. Con este nuevo servicio se busca atender a un sinnúmero de niños recién nacidos en esta institución.

El Banco de Leche Humana es el resultado del acompañamiento y aval de la Red Global de bancos de leche de Brasil, el Ministerio de Salud y Protección Social, la Fundación Santa Fe de Bogotá, la secretaría de Salud Departamental, la Alcaldía de Popayán a través de la secretaría de Salud y la inversión de recursos propios del hospital.

Esta estrategia tiene como objetivo promocionar y proteger la lactancia materna, como alimento exclusivo en los primeros seis meses de vida y con alimentación complementaria hasta los dos años, además de permitir procesar la leche humana donada para suministro de los neonatos que así lo requieran y que se encuentren en la Unidad de cuidado intensivo neonatal; el Banco permite mejorar la calidad de vida de los bebés de Popayán y el Cauca.

https://www.minsalud.gov.co/salud/publica/PI/Paginas/bancos-leche-humana.aspx

En las instalaciones existe una sala de extracción exclusiva para las lactantes, donde luego se procesa el líquido con todas las técnicas adecuadas. Inicialmente beneficiaron 15 bebés que están en el mismo número de camas de la Unidad de cuidados intensivos pero también se pretende llegar a más niños que lo requieran en el departamento.

Para concretar el proyecto, se hicieron inversiones en talento humano, infraestructura y equipos que suman alrededor de 327 millones de pesos que permitieron cumplir con los requisitos que exige el Ministerio de Salud y Protección Social.

 

Como se dijo, el Banco de Leche es un proyecto que se gestó en 2017 por la necesidad de superar la desnutrición de los niños recién nacidos. Al estar en el hospital recibían la atención necesaria pero después reingresaban, algo que fue detectado debido a que su desarrollo no era el indicado por el no suministro de la leche materna.

De acuerdo con Gloria Martínez Orozco, Neonatóloga Pediatra y coordinadora de Neonatología del Hospital Universitario San José, el propósito es que el Banco de Leche pueda recoger los excedentes de leche materna que cada mamá quiera donar. De acuerdo con la doctora, así sean cinco centímetros cúbicos de leche que le sobren a una madre son suficientes para alimentar a un bebé nacido pre-término, porque un solo centímetro es suficiente para lactarlo cada tres horas.

Funcionamiento y resultados

En 2017 la Unidad de cuidado intensivo atendía recién nacidos de 23 semanas y 450 gramos, como existen buenos indicadores en este aspecto, se decidió que a partir del primero de diciembre de 2018, se atenderían bebés de 400 gramos y 23 semanas de edad gestacional a la par con los indicadores a nivel mundial. “Eso es muy positivo para la ciudad y es la primera Unidad de cuidado intensivo en el Cauca que puede recibir este tipo de pacientes”, precisó la médica.

Un aporte para destacar, es que se ha inculcado el gran valor de la leche materna como alimento, tarea en la que contribuyó la Universidad del Cauca y como efecto positivo es que llegan las donantes de leche. “Los equipos fueron donados por el Ministerio de Salud como un pasteurizador, cámara de flujo laminar, neveras, congeladores y una incubadora que determina que la leche es apta para el consumo humano”, afirmó Martínez.

 

En consecuencia, la asepsia y esterilización es como en un Banco de sangre, donde la leche que no sirva es desechada, basada en unas pruebas que se le hacen a la madre durante el control prenatal y antes de donar que incluyen la sífilis y VIH.

Antes de poner en funcionamiento el proyecto se pasó por pruebas como la de la Red Global de Brasil y la Fundación Santa Fe y el Ministerio de Salud para habilitar el banco.

El Hospital Universitario San José de Popayán hace parte de los 8 bancos de leche humana que se encuentran en funcionamiento en el país. La institución ocupa un lugar de reconocimiento como líder en el desarrollo de los niños de la región, aportando mejoras en los indicadores de morbilidad y mortalidad en sus servicios de ginecobstetricia, unidad crítica de neonatos y el programa madre canguro.

En Colombia, uno de cada nueve niños y niñas padecen de desnutrición crónica.

El Banco de Leche está en la capacidad de procesarla, analizarla y de suministrarla a la Unidad Neonatal.

La actividad de capacitación que se realizó en el procesamiento y control de la leche humana y fundamentos prácticos para funcionarios del hospital se efectuó por parte del Ministerio de Salud y la Fundación Santa Fe de Bogotá. Contó con dos profesionales en la materia que capacitaron una médico, una pediatra, una jefe de enfermería y tres auxiliares de enfermería; de esta forma se avanza desde el hospital en promover la lactancia materna y la donación de leche humana.

“Esta capacitación se hizo mediante la Red Iberoamericana de Bancos de Leche Humana y una parte práctica, lo que permite que el hospital y su Banco de Leche esté en la capacidad de procesarla, analizarla y de suministrarla a la Unidad Neonatal, garantizando que es un alimento seguro y de calidad”, manifestó, Jhon Alexander Chaparro, Nutricionista-Dietista de la Fundación Santa Fe de Bogotá.

Uno de los elementos usados para el proceso de donación de leche materna son los frascos de vidrio, por esto el hospital ha realizado jornadas llamadas ‘Frascotón’, donde la comunidad y funcionarios puede adelantar sus donaciones.

Es de anotar que en el año 2019 el Banco de Leche del HUSJ benefició a 633 niños, la leche recolectada fue de 132 mil mililitros y las madres educadas fueron 4.263. En lo corrido del 2020 se han beneficiado 170 niños, recolectado 45.291 mililitros de leche y educado 1.137 madres.

“Queremos invitar a las mamitas que tengan excedente de leche materna para que los donen en nuestro Banco de Leche para nuestros recién nacidos más vulnerables, como los prematuros, asfixiados, que no tienen la posibilidad de recibir leche de su propia madre”, indicó la Dra. Gloria Elizabeth Martínez, coordinadora de Neonatología HUSJ.

 

Políticas contra la desnutrición y situación en el Cauca

El Plan de Desarrollo Municipal de Popayán 2020-2023, promueve el programa ‘Todos Participamos Cuidando Nuestra Salud’, subprograma: “Barriguitas Llenas, Corazones Contentos», que busca generar acciones que puedan garantizar el derecho a la alimentación sana con equidad en las diferentes etapas del ciclo de vida, mediante la reducción y prevención de la malnutrición, el control de los riesgos sanitarios y fitosanitarios de los alimentos, la gestión intersectorial de la seguridad alimentaria y nutricional con perspectiva territorial.

De igual manera, se plantea la disposición de redes sociales y comunitarias, conformadas en comunas y veredas enfocadas en la seguridad alimentaria y nutricional. La estrategia de educación y comunicación e información en seguridad alimentaria y nutricional, la importancia del control prenatal para prevenir el bajo peso al nacer y la protección de la lactancia materna implementada con las mencionadas redes.

El Plan de Desarrollo Municipal de Popayán 2020-2023, promueve el programa ‘Todos Participamos Cuidando Nuestra Salud’, subprograma: “Barriguitas Llenas, Corazones Contentos.

En Colombia, uno de cada nueve niños y niñas padecen de desnutrición crónica. En la edad adulta tendrán, al compararlo con quien no tuvo DNC: 14,6 puntos menos de coeficiente intelectual y cinco menos años de escolaridad, 54% menos de salario en promedio, ((LessaHorta, y otros, 2016). Es decir que es un problema de salud pública y desarrollo económico.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud de Colombia, “la desnutrición infantil es un estado patológico resultante de la asociación de diversas variables que llevan a un deterioro progresivo hasta la presentación de riesgo de muerte, afectando el correcto funcionamiento corporal, cognitivo e intelectual del menor. La vigilancia de la desnutrición aguda se implementó a nivel nacional desde 2016, por ser un evento de interés en salud pública”.

En cuanto al comportamiento de casos inusuales, se evidenció un mayor aumento de casos notificados de desnutrición aguda moderada y severa en las entidades territoriales de Vaupés, Arauca, Meta, Casanare, Cauca, Tolima, y una disminución de casos en los departamentos de San Andrés, Barranquilla y Cartagena de acuerdo con el histórico 2016 – 2018.

 

El Cauca en prevalencia de casos notificados de desnutrición aguda por regiones, en la semana epidemiológica 17, Colombia 2018, indica que presentó 114 en población menor de cinco años (134.858). En los niños y niñas menores de cinco años, la desnutrición aguda es la forma de desnutrición más grave, altera todos los procesos vitales del niño y el riesgo de muerte es nueve veces superior que para un niño en condiciones normales, asegura el INS.

Las prácticas de lactancia materna y consumo de alimentación complementaria son factores determinantes para mortalidad por y asociada a desnutrición en la población infantil, debido que cerca de la mitad de los niños fallecidos notificados, no recibió leche materna, ni alimentación complementaria oportuna, indica el estudio del INS. (Mortalidad por y Asociada a Desnutrición en menores de cinco años 2017).

Recomienda que “es prioritario realizar acciones de detección temprana y tratamiento a la desnutrición severa, principalmente en las entidades territoriales con las tasas más altas de mortalidad por y asociada a desnutrición; así como implementar estrategias de vigilancia comunitaria y atención integral de la desnutrición aguda en concordancia con la ruta diseñada para este fin, además de otras acciones de respuesta inmediata que permitan ofrecer condiciones de mejora de la salud de los menores de cinco años”.

 

 

 

 

 

Your email address will not be published.