Noticias Diario Bucaramanga

Confianza y ‘engagement’ de los empleados en época de turbulencia | Opinión


A medida que las iniciativas de teletrabajo se fueron implementando en las últimas dos semanas y, ahora que ya no es opcional tomar esta decisión para la mayoría de empleos en el país, no es menor que, dentro de las estrategias que se deben implementar rápidamente en las organizaciones para sortear esta coyuntura, se contemplen aquellas encaminadas a incrementar la confianza y el engagement de nuestros primeros aliados en estos momentos: los colaboradores.

Si bien el teletrabajo es relativamente común en algunas industrias, las circunstancias que anteceden y se construyen en este contexto plantean una transición repentina y jamás pensada tanto para las empresas como para los empleados.

Hoy, trabajando desde nuestras casas, nos enfrentamos a más distracciones, a la necesidad imperiosa de reorganizar nuestras rutinas, a manejar la ansiedad del aislamiento, la incertidumbre por el momento, etc., lo que puede afectar, de algún modo, la productividad en las próximas semanas.

El éxito o no de esta medida, en cuanto a la productividad laboral se refiere, depende en gran parte de las acciones que las organizaciones estén dispuestas a tomar para fortalecer el vínculo con sus colaboradores y, sobre todo, para ser coherentes y hacer honor a la cultura organizacional que cada una promulga a viva voz en todos los espacios físicos de las oficinas. Por ello, y aprendiendo de compañías en otras latitudes que afrontan esta condición con mayor ventaja, hay algunas claves que pueden contribuir en esta materia:

1. Coherencia, acción y liderazgo desde la cabeza de la organización: La incertidumbre puede ser un cambio difícil para muchas personas. Por ello, la empatía y el liderazgo de quienes están al frente de las organizaciones son un pilar estructural en la comunicación y motivación.

Los empleados esperan que los CEO lideren el cambio, en lugar de esperar las decisiones de los Gobiernos, y que la contribución de las compañías sea activa y dinámica.

Esto significa, por supuesto, hacia el interior pero, también, hacia el aporte social desde el qué hacer del negocio. Un ejemplo de ello, es el CEO de Microsoft, Satya Nadaella, quien ha salido adelante con la estrategia de la compañía encontrando nuevas oportunidades para satisfacer la demanda y enviando un mensaje contundente a sus colaboradores: la energía de la compañía no está en la desaceleración de la inversión ni en despidos masivos, sino en enfocar los esfuerzos conjuntos frente a esta crisis.

2. Oportunidad y asertividad en la información: Mantener actualizadas a todas las personas, tanto del entorno como del negocio, es gran parte del reto en este contexto.

El sinfín de noticias, fakenews y especulaciones sobre la situación, hace que la ansiedad y la desinformación sean un factor común por estos días. Proveer información clara y oportuna de cómo la compañía enfrenta esta situación así como de información veraz de fuentes oficiales, permitirá a nuestra comunidad contar con un canal confiable de contenido, minimizando la perplejidad y confusión sobre el rumbo de la compañía, en sintonía con la situación dinámica y cambiante entre anuncios institucionales locales y globales.

3. Empatizar, honestamente, con las necesidades de nuestros colaboradores, sobre todo con aquellos “héroes” en las calles: Diversas industrias dependen de un grupo de personas para quienes el teletrabajo no es una alternativa, dado el oficio que desempeñan o la vitalidad de labor para la continuidad del negocio.

Las organizaciones tienen la tarea de poner en valor su trabajo, esfuerzo y compromiso, siendo cercanos con su condición y ofreciendo soluciones y alternativas flexibles que mitiguen esta coyuntura.

El reconocimiento, a su vez, se convierte en una herramienta eficaz que contribuye en dos vías: la motivación y la empatía con esta población y, el orgullo de quienes deben desempañar su trabajo en estos momentos difíciles.

Tan solo como un ejemplo de muchos que circulan por estos días, Mercadona en España, ha lanzado hace pocos días una prima de compensación para sus empleados por el riesgo de su labor, así como la implementación de medidas en pro de su seguridad por encima del incremento de sus ventas.

4. Espacios de encuentro más allá del teletrabajo: La dinámica de la presencialidad laboral no solo va de reuniones y horas extensas de trabajo, sino también de aquellos encuentros fortuitos entre personas con un café o de actividades de esparcimiento post-oficina que contribuyan a la salud mental y al balance de vida de los equipos.

En Estados Unidos, la firma global de marketing digital Incubeta, coordinó una fiesta diaria de cinco minutos con una lista de reproducción en Spotify en Google Hangouts, para incrementar los niveles de energía de sus empleados. En Reino Unido, la consultora RedBudMedia, fomenta la interacción social a distancia de los colaboradores a través de videojuegos en línea.

Nos estamos enfrentando a un nuevo cambio de paradigma que requiere, como nunca, de la creatividad de la organizaciones para cohesionar a un equipo, que queramos a o no, está expuesto a los temores colectivos y a asimilar una nueva vida laboral.

En ese sentido, los colaboradores esperan compañías activas, movilizadoras y resilientes en las que puedan confiar y con las que puedan hacer el perfecto match.

Alejandra Aljure
​Directora de Consumer Engagement Colombia.

Your email address will not be published.