Noticias Diario Bucaramanga

Desempleo y desocupación /Opinión/ Fidel Rocha Rodríguez | Opinión


El ‘desempleo’ se da cuando alguien sabe un oficio y no encuentra un lugar donde desarrollarlo, y ‘desocupación’ es cuando alguien no encuentra un empleo porque no conoce un oficio.

Nos preguntaríamos ¿en Colombia, será que el fenómeno llamado ‘desempleo’ es real? O, por el contrario, ¿nuestro fenómeno en una proporción alta es de ‘desocupación’? Si aceptamos esta diferencia, nos corresponde cuestionarnos si el sistema educativo está respondiendo a la demanda del sector empleador (sea este del sector publico o del sector privado).

El ‘desempleo’ se da cuando alguien sabe un oficio y no encuentra un lugar donde desarrollarlo, y ‘desocupación’ es cuando alguien no encuentra un empleo porque no conoce un oficio.

Nos preguntaríamos ¿en Colombia, será que el fenómeno llamado ‘desempleo’ es real? O, por el contrario, ¿nuestro fenómeno en una proporción alta es de ‘desocupación’? Si aceptamos esta diferencia, nos corresponde cuestionarnos si el sistema educativo está respondiendo a la demanda del sector empleador (sea este del sector publico o del sector privado).

El tema del ‘desempleo’, tiene muchas aristas y requiere hoy más que nunca, mirarlo a la luz de la pertinencia de los programas académicos, a la influencia de la mano de obra extranjera (caso venezolano), y sobre todo si nuestras instituciones educativas están tomando las medidas pertinentes para satisfacer el apetito de los programas que los jóvenes de hoy en día demandan.

En realidad, la oferta educativa de nuestras instituciones de Educación Superior no ha variado de manera notable y en muchos casos, los contenidos curriculares en algunos programas no están acordes con las nuevas realidades del ejercicio profesional.

Las medidas que se deben tomar de manera urgente y en forma estimulante para corregir esta brecha, deben conducir a ponernos a tono con las demandas de mercado y las aspiraciones de nuestra juventud de hoy, que dista mucho de los deseos de las generaciones anteriores y sobre las cuales seguimos preparando a nuestra fuerza laboral.

Volvamos… el problema nuestro es de ‘desempleo’ y ‘desocupación’. En el primero, las medidas deben estar orientadas a estimular la creación de nuevos puestos de trabajo con los beneficios que se deben brindar a los generadores de estos.

En el segundo, ‘desocupación’, lo que se debe hacer requiere un mayor esfuerzo económico, y brindar a los sectores más necesitados oportunidades de formación y alternativas para habilitarlos a la fuerza laboral con programas que van desde oficios hasta la universidad, si no se hace esta distinción y seguimos insistiendo que nuestro problema es de ‘desempleo’ estaremos cada vez más lejos de buscar una solución oportuna a este problema.

Es del resorte de los ministerios del Trabajo y de Educación, contribuir a la solución de este fenómeno, dar el nombre apropiado a que nuestra oferta académica dista mucho de la realidad de la demanda por gente preparada y actualizada, que es otro fenómeno que no debemos desconocer y que corresponde a que algunos profesionales que recibieron los títulos de instituciones con baja calidad, no los podemos incrustar dentro del número de desempleados.

El Sena, hoy más que nunca tiene un gran desafío y es el de habilitar a muchos colombianos que nunca han tenido la oportunidad de prepararse. Noviembre de 2019.

Fidel Rocha Rodríguez
Exrector y fundador del Cesa 
marco_f@cesa.edu.co

Your email address will not be published.