Noticias Diario Bucaramanga

Donald Trump ante la historia | Opinión | Opinión


La absolución del ex presidente Donald Trump por parte del Senado de Estados Unidos en el juicio político (impeachment) al que fue sometido por sus acusaciones infundadas y violentas de fraude electoral tiene consecuencias históricas no solamente para su país sino también para todos los países democráticos del mundo. Fue la primera vez que un presidente enfrenta un juicio político en dos ocasiones durante su mandato; y la primera vez que el juicio ocurrió después de haber dejado la Casa Blanca.

En el plano nacional la acusación buscaba demostrar cómo Trump, en palabras del congresista y fiscal Jamie Raskin, “cambió su papel de comandante en jefe y se convirtió en incitador en jefe de una peligrosa insurrección”, para lo cual aporto como pruebas impresionantes vídeos grabados por las cámaras de seguridad del Capitolio. Los abogados defensores de Trump se opusieron a este juicio sosteniendo que los cargos deberían ser desestimados por razones constitucionales, ya que, de una parte, Trump no podía estar sujeto a un juicio político porque los Padres Fundadores nunca tuvieron la intención de que ese proceso se aplicara a los expresidentes, y, por otra, porque la ardiente retórica de Trump que condujo al sitio del Capitolio está protegida por el derecho a la libertad de expresión de la Primera Enmienda.

Los demócratas rechazaron ambas defensas de plano, porque las sanciones constitucionales impuestas por el juicio político no son solo la destitución del cargo, sino la descalificación para un cargo futuro. Además, descartaron la afirmación de que Trump está protegido por la Primera Enmienda, señalando que el juicio político no es un caso penal, sino un proceso diseñado para hacer que los funcionarios electos cumplan con estándares más altos de conducta y responsabilidad, respetando el estado de derecho y la transmisión pacifica del poder.

A pesar de que se logró que se adelantara el juicio en el Senado y que 57 senadores (50 demócratas y 7 republicanos) votaran a favor de condenar a Trump, mientras que 43 optaron por absolverlo, no se alcanzaron los 67 votos que eran necesarios (dos tercios del Senado) para declararlo culpable.

En el plano internacional, siendo la Constitución de Estados Unidos América , aprobada en Filadelfia en 1787, el paradigma y ejemplo de las constituciones democráticas del mundo no ha tenido solo trascendencia para fijar y dar forma a su unidad como nación y articular su funcionamiento como estado moderno, sino que además, precisamente por ello, ha tenido también una trascendencia internacional que no se funda solo en lo doctrinal y teórico, que hay en ella, sino en su ejercicio práctico a nivel mundial, a través de la acción continuada de los Presidentes como jefes del poder ejecutivo y garantes de los derechos naturales de su pueblo. Trump al desconocer estos principios rompió esa tradición.

Manuel José Cárdenas
Consultor internacional
emece1960@yahoo.com

Your email address will not be published.