Noticias Diario Bucaramanga

Editorial: A recuperar la credibilidad – El Nuevo Liberal


09:58 am 08-noviembre

El país político volvió a sacurdirse, y de que manera, esta vez por cuenta del debate de control de moción de censura contra el hoy exministro de Defensa Guillermo Botero que se adelantó el pasado martes en plenaria del Senado de la República.

Durante la acalorada sesión, el líder del Partido de la U, Roy Barreras, hizo dos graves señalamientos al ministro, al afirmar que siete menores de edad murieron en un reciente bombardeo en el departamento de Caquetá y, por otra parte, que el activista medioambiental Flower Trompeta habría recibido disparos por la espalda que le quitaron la vida, luego de una operación militar.

El ministro se defendió con el argumento de que desconocían la presencia de menores, pero ya el personero de Puerto Rico, Caquetá, lo desmintió y señaló que la fuerza pública había sido alertada sobre el reclutamiento forzado de menores, que estos niños fueron reclutados en contra de su voluntad y que estaban “en calidad de secuestrados”. En primera instancia, la responsabilidad por la suerte de estos menores es del grupo armado que los incorporó a sus filas, pero queda un tufillo amargo por la manera en que el país se enteró. Así las cosas, no se sabe qué es peor: que hubiera sucedido esta tragedia o el ocultamiento de los hechos por parte del Gobierno nacional.

La situación entonces significó un remezón para la credibilidad del Ministro de Defensa, que hizo insostenible su permanencia al frente de esta cartera, ya que persistir en ello habría significado asestar un golpe mortal a la aprobación del gobierno del presidente Duque, pues no podía ser que ocho menores murieran en un combate y no hubiera una responsabilidad política por el hecho.

La permanencia del ministro era aún más insostenible dada la situación de violencia que se vive en el Cauca y frente a la cual no se han dado hasta hoy respuestas satisfactorias por parte del Gobierno. Al llegar la noche de ayer, se había agotado el margen de maniobra para el exministro Botero y su permanencia solo hubiera servido para socavar aún más la confianza de los ciudadanos en un gobierno, que luce lejano para un sector de los colombianos.

Hoy queda planteado un gran desafío para presidente Duque: nombrar en propiedad un ministro de Defensa que genere confianza en los colombianos y determinar con prontitud al interior del Ejército quiénes son los responsables de un operativo que terminó en la horrenda muerte de estos menores y su posterior ocultamiento a la opinión.

Así que debe quedar claro, tanto para el gobierno nacional como para las fuerzas armadas, que el fin no justifica los medios, por ello no sobra recalcar que las instituciones del Estado son garantes de los derechos de los colombianos, incluidos aquellos que no son considerados “gentes de bien”. Para quienes están por fuera de la ley ha de impartirse justicia y deben recibir condenas proporcionales con sus delitos, pero sin que ello implique vulnerar sus derechos.

El nuevo Ministro de Defensa tiene un gran reto de eficacia en la contención de frentes tan álgidos de violencia como el Cauca. Y a su vez, las Fuerzas Militares tienen como mayor patrimonio el respeto y el aprecio de los colombianos, que no puede quebrantarse bajo ninguna circunstancia. El presidente Duque tiene un gran reto en esta labor, mediante el esclarecimiento de lo ocurrido. Ya no hay lugar para más errores.

loading…

Your email address will not be published.