Noticias Diario Bucaramanga

Entender lo de atrás, mirar adelante /Brújula / Ricardo Ávila | Opinión


Los actos protocolarios comenzaron hace semanas y los medios de comunicación les han dedicado espacio en sus páginas o minutos al aire.

Sin embargo, la conmemoración del bicentenario de la batalla de Boyacá que le daría la independencia a la que hoy es Colombia, ha tenido más de compromiso ineludible con una fecha, que de reflexión sobre lo ocurrido después de que las tropas patriotas de Bolívar derrotaran a las realistas de Barreiro.

Si bien es cierto que la agenda se extenderá hasta el 2021 con el fin de honrar los dos siglos de haber sido expedida la primera constitución en el Congreso de Cúcuta, vale la pena insistir en que en análisis falta. No hay duda de que nuestra vida republicana se caracteriza por la turbulencia, por lo cual es menester el ejercicio de mirar hacia atrás con el fin de derivar lecciones que sirvan hacia lo que viene.

Por ejemplo, en materia económica los historiadores identifican dos períodos claros. Al cierre de los primeros cien años los indicadores de desarrollo no variaron. La mezcla de factores como el pago de deudas atribuibles a la campaña libertadora, reconstrucción, guerras civiles e inestabilidad política, hizo que el colombiano de comienzos del siglo XX fuera tan pobre y contara con una esperanza de vida tan corta, como el de un siglo atrás.

A partir de 1905 comenzó un periodo de relativa tranquilidad, que se tradujo en avances importantes que se consolidaron por cuenta de la expansión de la economía cafetera. La creación del Banco de la República en 1923 dotó al país de una institución clave, fundamental en la creación de una élite técnica.

Los resultados están a la vista. En el contexto latinoamericano, Colombia fue la nación que más creció desde 1910, tan solo por debajo de Chile. Con respecto al aumento de la talla del ciudadano promedio, el avance que conseguimos es el segundo más importante del mundo, después de Japón. La violencia es todavía nuestra mácula, pero hicimos las cosas mejor. Entender por qué, debería servirnos con miras al tricentenario.

Your email address will not be published.