Noticias Diario Bucaramanga

Los vaivenes de la transición


08:00 am 15-noviembre

RODRIGO SOLARTE

rodrigo_solarte@hotmail.com

Vidas y sociedades permanecen en constante transición. Ese primer derecho humano, la vida, sigue amenazado en lo local, regional, continental y global.

Las polarizaciones del globo terráqueo (polos norte y sur), las vemos también en las ideologías y las políticas que los humanos definimos de diferentes maneras. Entre los extremos hay espacio para todos.

Las energías de la naturaleza y el cosmos son incontrolables. La ciencia estará siempre tratando de entender esas fuerzas que se trasmiten a los seres vivientes que la habitamos o convivimos entre el sol (hoy miles) y el centro de la tierra.

Ciencias y creencias se disputan la creación. Dios padre en el monoteísmo, y Evolución en la transformación de la materia, visible e invisible. Todos las tenemos integradas de alguna manera a nuestro SER, pero las hemos convertido en objeto rentable para el manejo del poder sobre las conciencias y voluntades. Santos y premios Nobel, héroes y mártires. Extremos de virtudes o dedicación durante el proceso vital de vida a muerte y procesos intermedios.

Los vaivenes de la historia reflejan los acontecimientos generacionales y maneras como han organizado la sociedad y tratado el contexto natural que nos contiene y mantiene como terrícolas.

El Cauca como territorio y sus habitantes con historias de vida diversas, es el Departamento colombiano con el mayor número de Resguardos indígenas. Como tantos otros, viven en los márgenes geográficos del país, conviviendo o vecinos de afrodescendientes, blancos, zambos y mestizos.

Sus lenguas, culturas, tradiciones, relación con ciencias y religiones, organización y luchas por subsistir y trascender, fueron formalmente reconocidas por las plurales concepciones que concertaron la Asamblea Nacional constituyente de 1991 y que cambió la Constitución que desde 1886 nos regía como Nación.

La transición que vivimos como ciudadanos del campo y la ciudad, del centro o de la periferia, tiene ese marco Constitucional, el mismo que reconoció la realidad pluriétnica, multicultural, de clases o estratos sociales y el Valor de la Paz como un derecho y deber a construir como Estado, en esta esquina de Suramérica.

Reflexionemos sobre los contrastes. Chile hoy se moviliza masivamente exigiendo cambiar la Constitución que heredaron de la dictadura entronizada por Augusto Pinochet, ejército, carabineros y empresarios, que reemplazaron por la fuerza y financiación norteamericana, a la Unidad popular que había llegado al poder por la vía electoral, esto es, pacíficamente, con el liderazgo del Médico Salvador Allende, asesinado en el Palacio de La Moneda.

Evo Morales, indígena, presidente del Estado pluricultural de Bolivia, y Alvaro García Linera, blanco, presionados violentamente pese a su triunfo electoral pacífico y prometer una segunda vuelta para evitar más derramamiento de sangre, fríamente calculada por sus opositores con fusil y Biblia en mano, aceptan el golpe de Estado e influyen sobre el ejército o poder militar para que no salga a la calle y de prioridad al cuidado de los bienes materiales que han mejorado las condiciones de vida de todos los bolivianos, realidad universalmente reconocida.

El poder transitar durante este XXI, desde las guerras, repetitivas en los siglos XIX y XX, hacia el respeto a la vida, los territorios y la dignidad de mujeres y hombres, gracias a los Acuerdos logrados entre los protagonistas de la lucha armada por más de medio siglo, mantiene, cultiva y multiplica la esperanza de la gran mayoría de colombianos, encabezados por mujeres y hombres jóvenes, cuyo presente y su descendencia, depende en gran medida, de las decisiones estructurales que Estado, sociedad y familias, decidan responsablemente a través de los poderes actuales, elegidos y por elegir en el futuro cercano.

Pese a los vaivenes, continuará la transición hacia adelante.

loading…

Your email address will not be published.