Noticias Diario Bucaramanga

#editorialelnuevoliberal Agéndate con ‘Ciudad Libro 2019’

5 0


09:00 am 15-noviembre

Con la apertura hoy de la feria ‘Ciudad Libro 2019’, Popayán se viste letras, conocimiento, cultura y sobre todo, de mucha lectura. Será la segunda versión de este evento que se extenderá hasta el 24 de este mes con una serie de actividades que giran en torno a la producción literaria y editorial de reconocidos escritores regionales, nacionales e internacionales.

En esta Feria tendrán cabida especial la literatura, la filosofía, la poesía, el periodismo, la fotografía y el diseño, por lo que se espera masiva asistencia ciudadana y del público especializado.

El epicentro de toda esta amalgama de sabiduría y pensamiento crítico será el Centro de Convenciones Casa de Moneda donde, a lo largo de todos los días de programación, se podrá disfrutar de conferencias, talleres, recitales poéticos, presentaciones de libros y conciertos con la presencia de una gran variedad de invitados locales, nacionales e internacionales.

Popayán Ciudad Libro 2019 es un evento que aglutina a la gran mayoría de universidades de la ciudad, apostándole a la promoción de la lectura con una mayor familiaridad y naturalidad en el acercamiento a los textos escritos y buscando atraer la atención de los ciudadanos a través de una programación cultural y educativa abierta a todo público, con actividades dinámicas que despiertan el interés y el gusto por la lectura.

Popayán Ciudad Libro 2019 representa un importante espacio de negocios y el máximo encuentro del libro para el sector editorial nacional e internacional, donde además se promociona y fomenta el hábito de la lectura. Igualmente, esta feria, que sí duda llegó para institucionalizarse, pauta e introduce el tema de la lectura en la agenda cultural de nuestra región.

Popayán Ciudad Libro 2019 tiene un ojo puesto en la demanda del sector y otro puesto en el lector. Es una gran ocasión para vender libros y generar lectores. Es un punto de encuentro de nuestra región, pudiendo incluso romper las fronteras y acercarse a nuevos posibles demandantes a nivel nacional e internacional. Y más allá de lo comercial, nuestra Popayán Ciudad Libro, está pensada como una creadora de hábitos de lectura gracias a su variada programación, cuyas actividades culturales se centran en los espacios públicos representativos del centro histórico de Popayán, lo que facilita el acceso de la comunidad académica y de la ciudadanía en general. Así que Popayán Ciudad Libro atraerá a lectores y a compradores y a su vez ayudará al mundo editorial local y regional a crecer por medio de las ventas, del show que se arma alrededor de los invitados y de la fetichización del libro.

Así pues que todos están invitados a disfrutar de este nuevo espacio cultural en nuestra ciudad para hacer de la lectura un verdadero hábito que nos implique razonar, crear, soñar y convertirnos en seres cada vez más tolerantes y respetuosos de las diferencias. Por todo lo anterior, no tenemos excusa para no ir a ‘Popayán Ciudad Libro 2019’ y de allí salir muy motivarnos para leer, leer y leer.

loading…

Los vaivenes de la transición

10 0


08:00 am 15-noviembre

RODRIGO SOLARTE

rodrigo_solarte@hotmail.com

Vidas y sociedades permanecen en constante transición. Ese primer derecho humano, la vida, sigue amenazado en lo local, regional, continental y global.

Las polarizaciones del globo terráqueo (polos norte y sur), las vemos también en las ideologías y las políticas que los humanos definimos de diferentes maneras. Entre los extremos hay espacio para todos.

Las energías de la naturaleza y el cosmos son incontrolables. La ciencia estará siempre tratando de entender esas fuerzas que se trasmiten a los seres vivientes que la habitamos o convivimos entre el sol (hoy miles) y el centro de la tierra.

Ciencias y creencias se disputan la creación. Dios padre en el monoteísmo, y Evolución en la transformación de la materia, visible e invisible. Todos las tenemos integradas de alguna manera a nuestro SER, pero las hemos convertido en objeto rentable para el manejo del poder sobre las conciencias y voluntades. Santos y premios Nobel, héroes y mártires. Extremos de virtudes o dedicación durante el proceso vital de vida a muerte y procesos intermedios.

Los vaivenes de la historia reflejan los acontecimientos generacionales y maneras como han organizado la sociedad y tratado el contexto natural que nos contiene y mantiene como terrícolas.

El Cauca como territorio y sus habitantes con historias de vida diversas, es el Departamento colombiano con el mayor número de Resguardos indígenas. Como tantos otros, viven en los márgenes geográficos del país, conviviendo o vecinos de afrodescendientes, blancos, zambos y mestizos.

Sus lenguas, culturas, tradiciones, relación con ciencias y religiones, organización y luchas por subsistir y trascender, fueron formalmente reconocidas por las plurales concepciones que concertaron la Asamblea Nacional constituyente de 1991 y que cambió la Constitución que desde 1886 nos regía como Nación.

La transición que vivimos como ciudadanos del campo y la ciudad, del centro o de la periferia, tiene ese marco Constitucional, el mismo que reconoció la realidad pluriétnica, multicultural, de clases o estratos sociales y el Valor de la Paz como un derecho y deber a construir como Estado, en esta esquina de Suramérica.

Reflexionemos sobre los contrastes. Chile hoy se moviliza masivamente exigiendo cambiar la Constitución que heredaron de la dictadura entronizada por Augusto Pinochet, ejército, carabineros y empresarios, que reemplazaron por la fuerza y financiación norteamericana, a la Unidad popular que había llegado al poder por la vía electoral, esto es, pacíficamente, con el liderazgo del Médico Salvador Allende, asesinado en el Palacio de La Moneda.

Evo Morales, indígena, presidente del Estado pluricultural de Bolivia, y Alvaro García Linera, blanco, presionados violentamente pese a su triunfo electoral pacífico y prometer una segunda vuelta para evitar más derramamiento de sangre, fríamente calculada por sus opositores con fusil y Biblia en mano, aceptan el golpe de Estado e influyen sobre el ejército o poder militar para que no salga a la calle y de prioridad al cuidado de los bienes materiales que han mejorado las condiciones de vida de todos los bolivianos, realidad universalmente reconocida.

El poder transitar durante este XXI, desde las guerras, repetitivas en los siglos XIX y XX, hacia el respeto a la vida, los territorios y la dignidad de mujeres y hombres, gracias a los Acuerdos logrados entre los protagonistas de la lucha armada por más de medio siglo, mantiene, cultiva y multiplica la esperanza de la gran mayoría de colombianos, encabezados por mujeres y hombres jóvenes, cuyo presente y su descendencia, depende en gran medida, de las decisiones estructurales que Estado, sociedad y familias, decidan responsablemente a través de los poderes actuales, elegidos y por elegir en el futuro cercano.

Pese a los vaivenes, continuará la transición hacia adelante.

loading…

#malahoraenelnuevoliberal Nos espían y observan hasta en la alcoba

7 0


08:00 am 15-noviembre

MALAHORA

mateo.malahora@gmail.com

En las sociedades contemporáneas hablar de privacidad es saber que se ha perdido y, los seguimientos, como en los rastreos que hacen los organismos de inteligencia, también ocurren alrededor de las naciones, pueblos y continentes, sin que causen, por su magnitud, preocupación alguna.

Saber que alguien escudriña nuestra identidad, forma de ser, pensar y escoger, debería incitarnos a investigar cuál es la motivación, sin embargo, parece no inmutarnos.

Quizá el silencio se deba al desconocimiento que tenemos sobre los protagonistas que nos vigilan y trabajan con inconmensurable capacidad técnica y científica.

Que alguien se filtre en el pensamiento e interfiera en la forma de elegir las preferencias, debe provocar alguna reacción.

Sabido es que desde las grandes metrópolis nos vigilan y sondean con sumo interés, no importa la condición social a la cual pertenezcamos.

Google Maps, de la misma manera que conoce dónde está ubicada su casa, conocía las zonas forestales devastadas en el Brasil, pero no las denunciaba, porque entre grandes sociedades y estados subordinados no se pisan las mangueras.

Prender un televisor o un computador, en cualquier región del planeta, es admitir que desde los intersticios digitales se observan las actividades de los seres humanos.

Nunca antes habíamos sido tan importantes. Nos han creado la ciudadanía virtual y los aparatos móviles son las cédulas que nos identifican como sujetos de la especie humana.

Y así así vamos caminando cabizbajos por el planeta, como Australopitecos, inclinados ante el asombro del garrote, el hacha de piedra, la rueda, la pólvora y las armas atómicas, sin aceptar que son más los muertos provocados por las desigualdades sociales.

Triunfo del totalitarismo electrónico, en manos de quienes lo imponen y colocan en los mercados como la panacea salvadora de la humanidad, altísimo costo que paga por ser convertida en objeto de estudio, análisis y experimentación.

Una sociedad vigilada, como lo afirmaba Foucault, es disciplinada y dócil, en consecuencia gobernable.

Que Google venda, como lo anunciaron recientemente los medios de comunicación, millones de datos a escala mundial, y las compañías compradoras se alcen con informaciones sobre edades, género, trabajo, creencias, correos, localización y perfiles, no causa, como debería serlo, indignación.

Se dirá: es el precio de permanecer conectados y exhibir el carácter de ciudadanos del mundo.

En los Estados Unidos, residencia del ‘Gran Hermano’, hace algunos años, se conoció que la empresa Samsung, según el periodista Manuel Silva, espiaba a los telespectadores desde sutiles tecnologías instaladas en los televisores y vendía sus datos a terceros.

No solo conocía las comidas preferidas, los entretenimientos, los placeres dionisíacos y los rituales ofrecidos a las deidades del amor. El mercado requería la información.

Las libertades enajenadas de los televidentes y el uso de las redes sociales y dispositivos están al servicio del neoliberalismo y, a través de ellos, se promueven comportamientos políticos en los continentes, estimulan candidaturas, como aconteció con la trama rusa norteamericana, provocan primaveras políticas artificiales y desbaratan gobiernos.

Aturdido se sentiría Eric Arthur Blair, (George Orwell), si pudiera observar que hoy la tecnología está en capacidad de hacer evaluaciones psicológicas, culturales, sociales y políticas al servicio de corporaciones privadas y gobiernos.

Con el tiempo será necesario que los organismos multilaterales, protectores de los derechos humanos, prohíban que los mercados financieros y empresas privadas nos vean, nos lean y nos escuchen.

Mientras tanto, es evidente que amplios estamentos de nuestras sociedades, a nivel continental, saben que se encuentran vigilados y “visten” uniforme, como en los manicomios, asilos y campos de concentración, listos para ser conducidos a módulos de reeducación o al exterminio.

Que Google, Yahoo, Facebook y los sucedáneos gigantes informáticos, conozcan el arsenal de páginas visitadas, personas contactadas, dónde se encuentran los internautas, cuáles son sus tendencias consumistas y posiciones ideológicas, inducen al universo a convertirse en súbdito del mercado.

Salam Aleikum

loading…

Ruido en el vecindario | El Nuevo Liberal

8 0


08:04 am 15-noviembre

GUILLERMO ALBERTO GONZÁLEZ MOSQUERA

Guialgon2019@yahoo.com

Los acontecimientos en el Ecuador, Chile, Brasil, Bolivia y obviamente Venezuela, son síntoma del desajuste social que vive América Latina por cuenta de los altos precios de los combustibles, así como de los ajustes impuestos por el Fondo Monetario Internacional. En Brasil, Lula ha sido liberado por la Suprema Corte y es un hecho político significativo con miras a la elección presidencial, que dará un sucesor al derechista Bolsonaro. Chile, que a todas luces mostrara los mejores resultados de América Latina, escondía una situación de desajuste social que ha llevado a las masas a protestar a las calles de Santiago, como no se veía desde las épocas de Allende. En el Ecuador se ha encontrado una solución en que los indígenas han impuesto su ley, derogando las medidas sobre tarifas que había dictado el FMI. En Bolivia cayó el gobierno de Evo Morales, después de tres periodos presidenciales que terminaron con su asilo político en México y la presidenta asume el poder por el vacío que presentan otras formas constitucionales que rehusaron asumir el solio presidencial. Venezuela, luego de manifestaciones ruidosas que presagiaban la caída de Maduro, mantiene la situación de statu quo hasta que la presión internacional o los militares hagan lo contrario.

Hay pues, desestabilización generalizada que tendrá consecuencias sobre el crecimiento y sobre otros factores económicos débiles, que tendrán que producir efectos sobre la maltrecha economía de la región, dependiente por demás de la conducta electoral de Estados Unidos que ya empieza a tomar vuelo entre Trump y los demócratas, y los ahora ansiosos de suplantarlo para manejar el puesto más importante del planeta. ¿Qué ocurrirá ahora? en la Argentina las fuerzas Kirchneristas acaban de ganar las elecciones y la señora Fernández tiene otra vez el poder que le fue esquivo cuando falleció su esposo y el pueblo perdono los desafueros cometidos por la pareja durante su estadía en el poder. Por su parte, México con Andrés Manuel López Obrador en la presidencia da muestras de un deslizamiento hacia la izquierda que terminará por chocar con Trump, reelegido por sus conciudadanos en los Estados Unidos. Hay pues, mucho barullo en el vecindario, para no darnos cuenta de que Colombia, a pesar de sus indicadores favorables en materia económica no escapará a la situación de revuelta. La prueba de fuego vendrá este 21 de noviembre, cuando ha sido convocado el paro nacional. Ojalá sea pacífico y no tengamos que lamentar muertos, cuando existen fuerzas subrepticias a las que les importa más el desorden y la anarquía que la presencia pacífica en las calles. Dicen que “guerra avisada no mata soldado”, por eso el Gobierno ha tomado precauciones que darán resultado en la medida en que no haya desmanes ni excesos por las partes.

loading…

La evolución de la Constructora Conkor

8 0

La constructora Conkor nace hace dos décadas con el objetivo de crear una organización especializada en diversas ramas de la ingeniería y prestar los servicios de construcción de la manera más profesional posible. Pasados los años, Conkor C.A. ha ido evolucionando acorde a los avances tecnológicos. En la actualidad ofrecen además servicios petroleros a grandes corporaciones. Su expansión ha sido un éxito y se han abierto oficinas alrededor del mundo. Este crecimiento ha convertido a la constructora venezolana en una de las más importantes del país y ser la referencia en el sector de la construcción.

El camino de Alejandro Ruiz Mazzeo

8 0

A base de grandes esfuerzos, Alejandro Josué Ruiz Mazzeo consiguió ser el empresario que es hoy en día. Convertirse en director ejecutivo de Conkor y llevar a la compañía al éxito. Actualmente la constructora venezolana es una de las empresas punteras en el sector. Expandiendo en otros países como Colombia, Ecuador, Panama o Estados Unidos. La labor de Alejandro Ruiz Mazzeo ha sido excepcional. La buena gestión ha llevado a Conkor a crear una infraestructura excelente e innovar en sus construcciones, creando obras de gran nivel y utilidad.

Los proyectos de Elias Ramon Koury Guevara

7 0

La labor de Elias Koury Guevara para Conkor ha sido sorprendente, tanto que a día de hoy la constructora venezolana se erige como una de las más reconocidas a nivel nacional. Los proyectos realizados por el ingeniero civil han sido destacados por todos los medios de comunicación del país. Estructuras de una importancia absoluta, con excelentes diseños y una calidad en materiales sobresaliente. Siempre se remarca la profesionalidad de Elias Ramon Koury Guevara, tanto en la elección de los materiales, como en el resultado final. Los pequeños detalles son la diferencia entre los diversos proyectos.

Una senda positiva Carta del Director Editorial | Editorial | Opinión

11 0


Este jueves, el Dane ratificó el buen momento que atraviesa la economía colombiana. En el tercer trimestre de este año el producto interno bruto creció un 3,3 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2018. Desde 2015 no se registraba un crecimiento cercano a esta cifra. 

Es indudablemente una buena noticia, tanto para el país como para el Gobierno. En especial, a una semana de la convocatoria a un paro nacional y en medio de bajos niveles de favorabilidad y un ambiente político enrarecido.

Prácticamente, desde el arranque de su administración, el presidente Iván Duque anunció una estrategia de reactivación económica que inyectara dinamismo a las lánguidas tasas de crecimiento. Con una combinación de políticas –que incluyen la ley de financiamiento hundida por la Corte Constitucional– lo cierto es que la economía colombiana ha venido registrando una tendencia positiva.

Este desempeño, que en lo corrido del año va en un 3,1 por ciento, es aún más notable si se tiene en cuenta el entorno internacional complejo en que se está dando. Colombia es una de las economías de mostrar en América Latina y el Caribe. Mientras nuestro país registra tasas de crecimiento por encima de tres por ciento, el barrio se estanca en el 0,1 por ciento.

Una mirada a los datos del reporte del Dane confirma el dinamismo del consumo y de la inversión con unos crecimientos de 4,7 por ciento y 5,5 por ciento, en comparación con el año pasado. No obstante, estas buenas noticias no deben desviar la atención que merecen otros indicadores preocupantes.

Por ejemplo, la construcción de edificaciones cayó 11,1 por ciento y ni siquiera el dinamismo de la infraestructura logró compensar la fuerte baja en este sector. Las industrias manufactureras también registraron un aumento de tan solo 1,5 por ciento. No es coincidencia que estos dos sectores –construcción e industria–, hoy en números mediocres, sean tradicionales motores de generación de empleo.

Es precisamente el deterioro del mercado laboral el gran lunar de la fotografía de la economía colombiana. Con una tasa de desempleo del 10,2 por ciento y la sistemática destrucción de puestos de trabajo, es evidente que crecer al tres por ciento, por más buena noticia que sea, no es suficiente para quebrar esta tendencia.

No sobra reiterar el llamado al Gobierno a articular un plan de choque orientado a crear empleo en el corto plazo. Una razón poderosa para que la narrativa positiva del gobierno Duque en materia económica no llegue a la mayoría de los colombianos son las altas tasas de desocupación.

De hecho, el sólido y hasta ahora sostenido crecimiento de la economía debe ser acompañado por una igualmente exitosa estrategia en la política social. En especial cuando la equidad y el cierre de brechas es una de las banderas del programa de gobierno de Duque.

Por último están la nueva reforma tributaria que se discutirá en las próximas semanas y las reformas estructurales pendientes como la laboral y la pensional.

El Gobierno ya las descartó por este año ante la convocatoria del paro nacional y es muy probable que los parlamentarios introduzcan modificaciones a la tributaria. La incertidumbre que las rodea en estos momentos no contribuye a solidificar la fórmula detrás de los buenos números actuales.

No basta con crecer en medio de un desierto regional si la mayoría de la población no siente que ese crecimiento se traduce en el bienestar de su hogar y de los suyos. Sobretodo en momentos en que economías de buen desempeño como Chile experimentan fuertes estallidos sociales motivados por las demandas ciudadanas insatisfechas.

Francisco Miranda Hamburger 
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Cifras de muertes y asesinatos de indígenas en el 2019 en Colombia – Investigación – Justicia

9 0



El panorama para las comunidades indígenas del país sigue siendo preocupante, y el departamento del Cauca concentra la situación más grave.

Un informe del Instituto Nacional de Medicina Legal sobre violencia en población indígena revela que de las 284 muertes de miembros de estas comunidades ocurridas entre enero y septiembre pasados, el 25,7 por ciento fueron en Cauca, donde se encuentra la comunidad nasa. En el periodo evaluado fallecieron allí 73 personas, 61 eran hombres y 12, mujeres.

El segundo departamento con más muertes fue Nariño, con 28 menos que Cauca. Allí se registraron 45 casos.

El informe arroja otro dato preocupante: el 29,2 por ciento de las muertes ocurridas este año, 83 casos –casi un tercio–, fueron homicidios, y Cauca también aparece con más casos que el resto de departamentos, con 42, superando así de lejos al segundo, Nariño, donde apenas se registraron 10.

Esos 42 homicidios representan 20 casos más que los registrados en todo el 2018, teniendo en cuenta que del año en curso falta contar los últimos tres meses, incluyendo los asesinatos conocidos por el país en octubre. El año pasado, los homicidios representaron el 40 por ciento de las muertes. Este año ascienden al 57,5 por ciento.

También aumentaron las muertes en Nariño, donde el año pasado se registraron 38, de las cuales 11 fueron homicidios y el resto, por accidentes u otras causas. Ese departamento del sur del país subió una posición, se ubicó como el segundo con más muertes violentas, puesto que el año pasado ocupó La Guajira, donde se asienta la comunidad wayú, el pueblo indígena más numeroso del país.

Al revisar por comunidades indígenas, los nasas han sido los más afectados por las muertes violentas, con 40 casos, mientras que del pueblo wayú han sido asesinados siete de sus miembros.

Los nasa también son los que más mueren, en general, con 61 casos, seguidos de 32 muertes de la comunidad pasto, en el sur del país, y 27 de emberas, que se asienta en Chocó y algunas regiones del Eje Cafetero y Antioquia.

Para el asesor de la Consejería de Derechos Humanos de la Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic), Óscar Montero, estos incrementos obedecen, sobre todo en el Cauca, a que los están matando “todos los actores armados” por causas asociadas al conflicto, como el narcotráfico y la minería ilegal.

La explicación de Montero coincide con la desagregación de Medicina Legal sobre las armas utilizadas en los homicidios. De 83 casos registrados, 59 se ocasionaron con proyectil de arma de fuego; 13, con arma cortopunzante y cinco más, con elemento contundente, siendo estos tres los principales medios usados en los crímenes.

La vulnerabilidad de los menores

Los datos sobre los niños también son preocupantes. Este año han muerto 44 menores indígenas de entre 0 y 5 años de edad. De estos, el 68 por ciento de las muertes –30 casos– se debieron a “causas naturales”.

Estas se refieren, principalmente, a condiciones de salud: por enfermedades respiratorias, 15; por desnutrición, cinco más; otros cuatro por enfermedades diarreicas, tres por enfermedades asociadas al parto y al nacimiento, y por otras causas otros tres menores de cinco años.

En 2018, los niños indígenas menores de 5 años muertos fueron 59, 40 de estos por “causas naturales”.

Montero explica que en casos como el del pueblo wayú, muchas de las muertes se deben a la persistencia de la desnutrición, que se replica en comunidades del Chocó –donde, además, hay confinamiento por el conflicto armado– y en la Orinoquia.

Otra situación que genera alarma es el suicidio de indígenas. Entre el 2018 y lo corrido del 2019 han sido 15 los indígenas del pueblo embera los que se han suicidado, seguidos de seis nasa.

Son en total 62 los suicidios, entre el año pasado y septiembre de este. En dicho fenómeno, el departamento con más casos no es Cauca, que ocupa el tercer lugar –con seis–, sino Arauca, con nueve, y en segundo lugar Risaralda, con ocho. El informe dice que en indígenas el suicidio “puede verse como un reflejo de la condición general de su salud y una referencia de su situación humanitaria”.

Montero, por su parte, afirma que en casos como el del pueblo embera, los suicidios se explican por fenómenos asociados al conflicto, como el reclutamiento forzado. De los indígenas que se suicidaron hasta septiembre pasado, 23 por ciento eran mujeres y 77 por ciento, hombres.

Finalmente, dice el informe que los pueblos indígenas con mayor población en el país son el wayú (380.460), el zenú (307.091) y el nasa (243.176).

JUSTICIA
Twitter: @JusticiaET
​justicia@eltiempo.com

Cero en regulación digital | Opinión

17 0


Se nos volvió moda hablar del auge de la economía digital en Colombia. Desde startups hasta unicornios que superan los mil millones de dólares adornan las novedades del ecosistema tecnológico.

En todo ese mundo están las plataformas móviles, las fintech, las aceleradoras de emprendimiento, los coworking, los mentores y hasta las nuevas líneas de financiamiento para este tipo de proyectos. Como si esto fuera poco, desde lo público se habla de la Economía Naranja como la generación de riqueza proveniente de las industrias creativas y, en parte, del mayor aprovechamiento de la tecnología.

Como era de esperarse, esa ola de crecimiento trajo consigo unos desafíos en materia regulatoria que aún no se resuelven y que cada día presionan más los principales actores de la industria tecnológica. Para no ir tan lejos, aplicaciones móviles del sector transporte como Uber, Cabify y Picap siguen esperando que tanto el Ministerio de las TIC, como el Ministerio de Transporte avancen de una buena vez en la reglamentación de unas normas claras para su funcionamiento; básicamente están pidiendo formalidad porque los impuestos ya los están pagando.

Lo mismo sucede ahora con plataformas como AirBnb o Booking que conectan espacios disponibles para hospedaje con potenciales turistas y que no necesariamente son hoteles. El gremio Cotelco ya se ha pronunciado en varias oportunidades frente a la urgencia de que el Gobierno reglamente el funcionamiento de este tipo de plataformas para promover la competencia sana en la industria turística, proteger a los usuarios y garantizar la estabilidad jurídica.

No se pueden quedar en el tintero aplicaciones como Rappi, Uber Eats o Merqueo que hacen domicilios en diferentes ciudades y que han inspirado a nuevas empresas tecnológicas de mensajería. Allí, el debate central en materia regulatoria gira entorno a las condiciones laborales de los domiciliarios o mensajeros, con aspectos como la seguridad social o su localización durante los tiempos de espera del servicio. Nada más necesario que ponerlas en cintura sobre la base de reglas claras que convengan a todas las partes.

Y también están las denominadas fintech o empresas de servicios financieros que aprovechan los canales digitales para su puesta en marcha. Estas últimas sí que reclaman una regulación transparente que establezca las reglas de juego en materia de captación de dineros, protección de los datos, prevención en el lavado de activos, tasas de usura, sistemas de identificación acertados y hasta garantías en el servicio. Aunque algunas propuestas, en ese sentido, han lanzado la Unidad de Información y Análisis Financiero (Uiaf) y la Superintendencia Financiera, queda mucho por hacer en la agenda normativa de los próximos meses.

Tal es la necesidad de avanzar en materia regulatoria que incluso en el Congreso de la República cursa un proyecto de ley para adoptar normas de pago en plazos justos que ayuden a emprendedores, no solo del mundo tecnológico, con sus flujos de caja. Recordemos que en Colombia hay empresas que pagan a 90 días. Con todo este panorama tan desafiante y si no fuera porque Colombia ya reglamentó las plataformas de apuestas por Internet (hay 18 funcionando con autorización de Coljuegos), uno podría decir que el país saca cero en regulación de la economía digital.

Juan Manuel Ramírez M.
CEO de Innobrand
j@egonomista.com