Noticias Diario Bucaramanga

Procesos y relevos


RODRIGO SOLARTE

rodrigo_solarte@hotmail.com

Desde la procreación hasta la muerte, la vida es un proceso en todos los seres con la descendencia que los releva. La descendencia es genética y espiritual en contextos naturales y épocas que también son diversas.

Continúan pasando a otra dimensión de la existencia, SERES HUMANOS que dejan huellas imborrables en la familia, amistades y sociedad, por las historias de vida, propia, y aportes a las de otras y otros en sus proyectos de vida.

Toda vida humana es valiosa. Los Estados democráticos se organizaron para propiciarla y defenderla. Las desviaciones que sucedan, no son genéticas, son producto de esa misma sociedad que también puede corregirlas con dialogo sincero corresponsable.

Como Médicos Unicaucanos de la misma generación, recordaremos siempre los procesos vitales diferentes en disciplinas concentradas en la vida, de Julio César Payán De La Roche y Carlos Fernández, cuya presencia física ya no está, desde el 21 de septiembre, Julio, y dos días después, Carlos, ambos por enfermedades diferentes a la Covid-19 o pandemia actual cuya amenaza exige nuestros rigurosos cuidados para prevenirla. La vivida vida espiritual queda visible con los procesos que gestaron o participaron como ciudadanos.

Cada historia de vida es rica por los avatares sucedidos, y más, cuando chocan con los dogmas hegemónicos de la época.

Payán, llegó a complementar las Terapias alternativas a lo alopático, irradiando tal proceso, históricamente gestado en China y Alemania, desde Popayán a Suramérica y Europa, con la Escuela latinoamericana de Terapia neural.

 Pocos años atrás, un Congreso mundial de Medicinas alternativas, en Bogotá, reconoció su aporte intelectual, científico, técnico, y aprendizajes multiculturales y pluriétnicos adquiridos con su interacción comunitaria.

Desobediencia vital y Lánzate al vacío. Se extenderán tus alas, son obras, entre otras, con ponencias de Física cuántica y Biocibernética social, que ya desafiaban la imaginación para este siglo XXI.

De Carlos Alberto Fernández López, disciplinado Anestesiólogo, gestor en su paso por nuestra Alma mater como profesor en el Hospital Universitario San José, de la primera Unidad de cuidados intensivos (UCI).

 Deduzcan ustedes tal aporte para esta época, cuando muchas vidas siguen dependiendo humana, técnica y financieramente de tales servicios como derecho fundamental para conservar la vida.

 Sus últimos años fueron en España y EEUU, ejerciendo en Miami últimamente, con venidas frecuentes al Popayán inolvidable, como será para nosotros su espíritu innovador, alegre, amigable y ejemplar familia.

En este paréntesis universal por la pandemia viral respiratoria, lo material ha de reducirse a lo básico o esencial en calidad y cantidad para el crecimiento y desarrollo de la vida, privilegiándola desde la gestación y la primera infancia, períodos en los cuales, familia, comunidades y sociedad, con el Estado responsable que elijan, construyen las bases fundamentales del SER HUMANO en lo espiritual y material del proceso vital a continuar.

Las retadoras circunstancias actuales que están viviendo diferencialmente las diferentes clases o estratos, estimulan la continuación de procesos sociales, populares, productivos y organizativos, con empalmes intergeneracionales, autoevaluando colectivamente lo hecho y valorando los aportes juveniles que con renovación de valores y principios, como los de insolidaridad y egoísmo, potenciaran generacionalmente los relevos de las actuales generaciones, cuyo proceso vital va terminando inexorablemente. Los caucanos diariamente estamos de duelo, pero hay quienes lo han estado siempre y lo siguen sufriendo con el asesinato sistemático de sus líderes, lideresas, guardias y hasta de quienes, confiados en los acuerdos constructores de mejor vida para todos, sufren las secuelas y manifestaciones mentales de victimarios y víctimas desprotegidas por conciencias y voluntades, contrarias al querer de las mayorías nacionales, regionales y locales. Los procesos y relevos continuarán, como ley natural y de la historia.

Your email address will not be published.