Noticias Diario Bucaramanga

Único camino: reinventarnos /Opinión/ Mario Hernández | Opinión


No se puede desconocer que los registros sobre el crecimiento de la economía colombiana son para destacar teniendo en cuenta la difícil situación regional y los enredos en que están las economías adelantadas, China y Estados Unidos en particular, pasando por Alemania, Gran Bretaña e Italia.

Crecer el PIB a una tasa de 3,3% cuando la región no alcanza ni al 1% o alcanzar el dato interno más alto del último lustro no es para menospreciar o subvalorar con un criterio político de oposición y hay que ser responsables en el este sentido, partiendo por los ministros gaviristas que hicieron la apertura de la economía a comienzos de los años noventa del siglo pasado y que gústeles o no son corresponsables de los aciertos y fallas cometidas.

Sin embargo, es evidente que hay temas que deben preocuparnos y que tienen que ver con una visión de estructura, el principal es el de la internacionalización productiva en la que estamos pensando hace 30 años, desde que estuvo en Colombia el señor M. Porter y realizó el trabajo Monitor sobre competitividad, cuyos resultados dejan mucho que desear y que no son culpa de un gobierno en particular sino de todos y de los gremios y empresarios.

Las cifras sobre exportaciones de Colombia señalan que es urgente iniciar un proceso de reinvención sin abandonar lo hecho en el pasado, pero que a todas luces resulta insuficiente y por qué no reconocerlo frustrante, pues seguimos siendo una estructura exportadora basada en petróleo y minerales y en tres productos que se llevan desde hace rato la mayor parte, café, banano y flores, pues el aceite de palma va en decadencia y tiene un futuro negro.

Del resto, nada para destacar: decimos que somos una despensa alimentaria y solo vendemos del total menos del cinco por ciento en alimentos y bebidas y a los Estados Unidos cuatro productos (combustibles, café, flores y piedras preciosas) copan más del 75% del total.

Si se miran los destinos a los que van nuestros productos, la cosa también es para reflexionar y el error es creer que podemos ir por el mundo buscando mercados, cuando no hay que engañarse y las opciones están ahí: Estados Unidos, Centroamérica y Suramérica y Brasil y España, dos mercados que merecen toda la atención y es imperdonable que los tengamos sin mayor cuidado, pues su vecindad y relación especial nos da una ventaja comparativa clave. Pero hay que hacer la tarea seriamente, más allá de montar campañas de promoción y mercadeo.

Lo mismo pasa con los turistas: hay que buscarlos por ahora aquí cerca en esta parte del mundo y en España. A China le exportamos US$ 5.500 millones y el 96% es minerales.

La inversión extranjera es muy importante y nuestras cifras son significativas, con Estados Unidos (16%) y sorprendentemente España con 14%. En esto hay que ser selectivos y no podemos seguir con el cuentico cuando Panamá, Islas Caimanes y Vírgenes y Bahamas responden por más del 40% de lo que entra y nadie lo explica.

Del panorama, no hay que echarle la culpa meramente al gobierno: es responsabilidad de todos y en muy buena parte de los empresarios, quienes hacen los negocios y asumen los riesgos.

Mario Hernández
Empresario exportador.
mariohernandez@mariohernandez.com

Your email address will not be published.